viernes, 23 de marzo de 2012

Llega un momento en el que estallas, tu cabeza no da para más y tus lagrimas se apoderan de ti, ahí es cuando nos derrumbamos y lo pagamos con las personas que menos se lo merecen, aún así, a pesar de todo lo que puedas llegar a hacerles o decirles.. estas te abren los ojos y te hacen ver que no merece la pena llorar, mientras te van dibujando una pequeña sonrisa en la cara,  ahí te das cuenta de varías cosas, como que no vale la pena llorar, que solo sirve para estar peor y de que hay gente que removería cielo y tierra para hacerte reír y hacer que toooooooda esas cantidad de lagrimas desaparezcan para dar paso a la felicidad y al bienestar.




Foto: Paula Alfaro y Andrea Molino, editada por Andrea .